UN BÚNKER Y TENER UN “PLAN B” PARA HABITAR.

Ante una nueva forma de vida después de la pandemia de COVID-19, el despacho ucraniano Sergey Makhno Architects, ha presentado un nuevo concepto llamado “PLAN B”.

Se trata del proyecto de un búnker de hormigón que constituye todo un espacio residencial autónomo, el cual puede ubicarse en cualquier lugar, a una profundidad de 15 metros o menos, proporcionando comodidad, funcionalidad y una habitabilidad completa.

Adecuado con un helipuerto el cual, permitirá a los ocupantes evacuar o acceder a él, en caso de catástrofe. Al penetrar en la construcción, el búnker incluye los siguientes niveles: un espacio habitable, un piso con un sistema de tratamiento de agua y un generador, una capa de equipo eléctrico y, en el fondo, un pozo.

“Nos dimos cuenta de que el mundo tiene muchas más sorpresas desagradables para nosotros, para las cuales incluso los países con mayor desarrollo ambiental, social y técnico pueden no estar preparados", dijo el estudio.

En vez de crear el típico bunker austero, el estudio plantea en su concepto, un lugar acogedor y oculto, donde alguien tenga el placer de vivir. Incluso sin ninguna situación apocalíptica.

En imágenes virtuales, el contexto en donde está la residencia, es un campo abierto, lleno de árboles y situada en el bosque Ukraniano.

"Este proyecto es una reflexión sobre la continuación de la vida humana bajo cualquier circunstancia, y un intento de encontrar una respuesta a la pregunta de si la arquitectura puede crear la impresión de la vida en la superficie mientras está en sus profundidades", concluyó el arquitecto Serhii Makhno.

Publicaciones Relacionadas:

Categorías

Informacion

Marcas

Novedades