Cristina Figarola

Nace en Barcelona en 1962, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Cuenca en el año 1995, su pasión el arte de la pintura y la escultura hasta que decide dedicarse al diseño y producción de lámparas, en el cual busca dar utilidad y prolongación a la actividad artística.

Sus creaciones para la iluminación más que objetos de diseño son pequeñas esculturas de luz que hacen un guiño al espectador, que a menudo hacían referencia a imágenes cotidianas. Logrando reunir en sus diseños cualidades como la eficacia, poesía y versatilidad.

Después de una pequeña interrupción en su vida profesional por maternidad, creó la familia de lámparas Totora, que produjo y comercializó durante varios años hasta traspasar esta actividad a Carpyen.En el año 2011, después de 15 años trabajando en el diseño y producción de lámparas, decide volver a la escultura como una forma más libre de expresión artística. Con el descubrimiento de la arcilla y la técnica del torno cerámico, inicia un nuevo camino artístico.

Amante de la cerámica utilitaria, de elegante sencillez formal, indaga e investiga sobre su transformación en objetos artísticos exentos de su utilidad original.En la actualidad trabaja en la creación de Tótems, que provienen del ámbito de la cerámica utilitaria.

Nace en Barcelona en 1962, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Cuenca en el año 1995, su pasión el arte de la pintura y la escultura hasta que decide dedicarse al diseño y producción de lámparas, en el cual busca dar utilidad y prolongación a la actividad artística.

Sus creaciones para la iluminación más que objetos de diseño son pequeñas esculturas de luz que hacen un guiño al espectador, que a menudo hacían referencia a imágenes cotidianas. Logrando reunir en sus diseños cualidades como la eficacia, poesía y versatilidad.

Después de una pequeña interrupción en su vida profesional por maternidad, creó la familia de lámparas Totora, que produjo y comercializó durante varios años hasta traspasar esta actividad a Carpyen.En el año 2011, después de 15 años trabajando en el diseño y producción de lámparas, decide volver a la escultura como una forma más libre de expresión artística. Con el descubrimiento de la arcilla y la técnica del torno cerámico, inicia un nuevo camino artístico.

Amante de la cerámica utilitaria, de elegante sencillez formal, indaga e investiga sobre su transformación en objetos artísticos exentos de su utilidad original.En la actualidad trabaja en la creación de Tótems, que provienen del ámbito de la cerámica utilitaria.

Nace en Barcelona en 1962, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Cuenca en el año 1995, su pasión el arte de la pintura y la escultura hasta que decide dedicarse al diseño y producción de lámparas, en el cual busca dar utilidad y prolongación a la actividad artística.

Sus creaciones para la iluminación más que objetos de diseño son pequeñas esculturas de luz que hacen un guiño al espectador, que a menudo hacían referencia a imágenes cotidianas. Logrando reunir en sus diseños cualidades como la eficacia, poesía y versatilidad.

Después de una pequeña interrupción en su vida profesional por maternidad, creó la familia de lámparas Totora, que produjo y comercializó durante varios años hasta traspasar esta actividad a Carpyen.En el año 2011, después de 15 años trabajando en el diseño y producción de lámparas, decide volver a la escultura como una forma más libre de expresión artística. Con el descubrimiento de la arcilla y la técnica del torno cerámico, inicia un nuevo camino artístico.

Amante de la cerámica utilitaria, de elegante sencillez formal, indaga e investiga sobre su transformación en objetos artísticos exentos de su utilidad original.En la actualidad trabaja en la creación de Tótems, que provienen del ámbito de la cerámica utilitaria.

Cristina Figarola

Nace en Barcelona en 1962, licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Cuenca en el año 1995, su pasión el arte de la pintura y la escultura hasta que decide dedicarse al diseño y producción de lámparas, en el cual busca dar utilidad y prolongación a la actividad artística.

Sus creaciones para la iluminación más que objetos de diseño son pequeñas esculturas de luz que hacen un guiño al espectador, que a menudo hacían referencia a imágenes cotidianas. Logrando reunir en sus diseños cualidades como la eficacia, poesía y versatilidad.

Después de una pequeña interrupción en su vida profesional por maternidad, creó la familia de lámparas Totora, que produjo y comercializó durante varios años hasta traspasar esta actividad a Carpyen.En el año 2011, después de 15 años trabajando en el diseño y producción de lámparas, decide volver a la escultura como una forma más libre de expresión artística. Con el descubrimiento de la arcilla y la técnica del torno cerámico, inicia un nuevo camino artístico.

Amante de la cerámica utilitaria, de elegante sencillez formal, indaga e investiga sobre su transformación en objetos artísticos exentos de su utilidad original.En la actualidad trabaja en la creación de Tótems, que provienen del ámbito de la cerámica utilitaria.